HISTORIA DE LA MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA

A partir de enero de 2013, Nuestro Señor Cristo Jesús comenzó a transmitir mensajes diarios de instrucción y enseñanza. Estos mensajes son los que orientan todo el trabajo que se realiza en los Centros Marianos, en las Comunidades Luz  y en la Red Luz planetaria.

En un mensaje recibido en el mes de junio, Nuestro Maestro,  nos anunció que realizaríamos un extraordinario ejercicio de Piedad y de Misericordia, al que Él denominó la “Maratón de la Divina Misericordia”. 

En esta Maratón Espiritual, a través  de una oración mediadora, todos los fieles seguidores del Sagrado Corazón de Jesús ofertan 1500 cuentas de la Coronilla de la Divina Misericordia, durante dos días de encuentro entre almas peregrinas.

Este trabajo cuenta con Bases primordiales propias, que fueron transmitidas como requisitos espirituales, y son las que sustentan este trabajo de oración y entrega. (Ver las Bases aquí).

Este “misericordioso desafío”, según palabras de Nuestro Señor,  permite que aquellas almas que lo acepten reciban la oportunidad de revertir aspectos profundos de la vida, y otorga al mundo un tiempo más de paz. Además, participando desde nuestros hogares, grupos, o centros de oración, colaboramos para que el impulso de la Maratón se irradie al mundo entero, principalmente a los que más necesitan de la cura y de la salvación.

La Primera Maratón de la Divina Misericordia se llevó a cabo durante los días 5 y 6 de Agosto, en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay; en el marco del importante Encuentro Anual de Oración y el sexto Aniversario de las Apariciones de Nuestra Madre, la Virgen María.

Cristo nos transmitió la finalidad de este ejercicio:
“...pedirle a Dios, a través de Su Hijo Primogénito, por la Divina Misericordia para el mundo entero, para que las almas puedan ser tocadas por la Mano de Dios y para que la humanidad alcance la paz y la misericordia en estos tiempos de crisis”.

Durante esa Maratón, el Maestro nos comentó cómo la Divina Misericordia, Fuente inagotable de Vida y de Piedad, había descendido victoriosamente sobre el corazón de las naciones de América, así como también Europa y Oriente se vieron dentro de esa Gracia Redentora. Él nos dijo: “han hecho hoy cosas más grandes de las que Yo he hecho”.

Y además nos anunció que la Maratón de la Divina Misericordia peregrinaría por las naciones del mundo, para que más almas se preparen conscientemente para recibirlo en Su Segunda y Gloriosa Venida.

La Segunda Maratón de la Divina Misericordia se desarrolló durante los días 18 y 19 de septiembre, en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil.

En esa oportunidad Cristo pidió que realizáramos la misma tarea que en la Maratón anterior, haciendo hincapié en la oportunidad que recibía el Centro Mariano de Figueira, de preparar la morada para la visita del Redentor Celestial y la cálida y amorosa llegada de los peregrinos.

Esa Maratón marcó el inicio de Misericordia María TV, el primer canal Ecuménico cristiano para Latinoamérica, transmitido por internet para todo el mundo. (Ver Misericordia María TV aquí).

Todos los miembros del Centro Mariano de Figueira fueron llamados para preparar el camino, para que las almas pudieran servirse, durante esos dos días, de lo que en verdad ellas necesitaran, como fortalecer la fe, reafirmar el compromiso con Cristo Jesús y ser partícipes de Su Insondable Misericordia.

Se trató del inicio de un nuevo ciclo, en donde el mensaje divino que proviene del Cielo comenzó a ser esparcido a los cuatro puntos cardinales de la Tierra.

Durante esta Maratón, el Cielo le otorgó una ayuda especial y espiritual para el Brasil, así como bendiciones para Uruguay; naciones a las que debería unirse la Argentina, para crear la sagrada triangulación del Espíritu Santo.

Siguiendo esta indicación, la Tercera Maratón de la Divina Misericordia, tuvo lugar durante los días 5 y 6 de octubre, en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina; y a partir de ella, quedaron confirmadas esas fechas para los próximos encuentros de Misericordia.

La Paz se imprimió en nuestros seres durante los dos días de ejercicio espiritual.
En los mensajes para esa Maratón, Cristo nos dice: “PAZ INFINITA, será el nuevo bautismo de vuestros seres, porque solo por la Paz Infinita vuestras almas alcanzarán la misión que Dios les ha encomendado en este tiempo”.

Y agrega que es a través de Su Paz Infinita que nuestras vidas podrán unirse al universo, y la Tierra y el Cielo serán uno, como estaba previsto desde el principio. Para esto, como Sus soldados de oración, deberemos encarnar la Paz Infinita en nuestros corazones, porque ella será el camino perfecto para que podamos amarnos de verdad, como Él nos enseñó cuando estuvo entre nosotros.

Nuestro Señor nos manifestó una profunda alegría, por ver corazones argentinos un poco más maduros y abiertos a colaborar con el Plan de Dios. Nos dijo que Él esperaba que pudiésemos salir fortalecidos y amparados, listos para la tarea misionera y de apostolado a la que Él nos invita en este tiempo.

En esta alegría especial de Su Sagrado Corazón, Cristo nos compartió que se habían congregado muchas almas sedientas de Él que fueron ayudadas; que a partir de ese momento  los planes celestiales en Argentina serían guiados por la luz de Dios y no por la voluntad de los hombres; y agradeció principalmente por nuestra unión fraterna y ecuménica con el Santo Padre Francisco. Además de asegurarnos que Argentina sería, el día 13 de octubre, la primera nación consagrada en el Cielo al Inmaculado Corazón de María.

La Cuarta Maratón de la Divina Misericordia, se vivió durante los días 5 y 6 de noviembre, en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay.

En esta ocasión, Cristo nos dice: “Mi Consciencia Crística retorna al origen del origen, retorna al lugar en donde me han visto caminar entre los naranjos, como fue profetizado".

Él quiso que esa cuarta maratón represente la perfecta armonía para los corazones que oren la Coronilla a la Divina Misericordia, porque la falta de armonía en la humanidad, en los continentes, en los océanos y principalmente en los Reinos, está llevando a un desequilibrio del eje del planeta.

Nos dice: “Es la Fuente Infinita de Mi Misericordia, la que todos los días armoniza y alinea perfectamente los ejes de la Tierra y esto siempre es posible cuando los orantes Me llaman en la oración”.

Esta cuarta maratón tuvo una finalidad puramente espiritual, la de reparar situaciones gravísimas que están gestándose en la consciencia de la humanidad. Y como principal objetivo, Nuestro Maestro nos señala, el de unir espiritualmente a los cuatro Centros Marianos: el de Aurora, el de Figueira, el del Espíritu Santo y el del Niño Rey. (Más información sobre los Centros Marianos aquí).

Agradezco el trabajo de los maratonistas y principalmente de todos los hijos que maratón tras maratón, Me abren la puerta de sus hogares para que Mi Amor invencible pueda entrar.
Bendigo a todos los Apóstoles que se animaron a caminar a Mi Lado, en este tiempo de purificación pero de paz para todos los que siempre buscan la Luz de Mi Padre, la Luz de Mi Corazón”.

Al retirarse, el Maestro sentencia sin perder la dulzura:
“Agradezcan día y noche por estar conscientes de este gran momento espiritual que hoy viven Conmigo, porque en nombre de ustedes muchos hoy reciben Misericordia y Piedad”.

Al finalizar nos reveló el inicio de un nuevo ciclo, ya que a partir de la quinta Maratón de la Divina Misericordia, que se llevó a cabo durante los días 5 y 6 de diciembre en la ciudad de Londrina, Estado de Paraná, Brasil; los Sagrados Corazones de Jesús y de María realizarían una bendición regional para todo el sur del Brasil, con el motivo de concluir con un pedido divino de paz y de unidad entre todos los pueblos del Brasil.

Para esa quinta Maratón, Nuestro Señor hizo un pedido especial de difusión, al igual que se realiza con las Apariciones de la Virgen María, por lo que muchos hermanos se aproximaron al sentir el llamado interno de Jesús.

La sexta Maratón de la Divina Misericordia nos congregó en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay, el 5 y 6 de enero de 2014.

Esta Maratón fue muy especial, hubo cambios de horario y de organización, pero principalmente, celebramos un año de los mensajes diarios de Nuestro Señor Cristo Jesús. Todos estos mensajes que Él entregó diariamente a las 15.00 durante la hora de la Misericordia, desde el 5 de enero de 2013, conforman Su Nueva Instrucción, aquella que sigue al Evangelio y que nos preparará para Su Retorno.

Nuestro Amado Maestro también nos mostró la Faz de Su Retorno, el Sagrado Corazón Glorificado de Jesús. Percibimos que se trata del inicio de una nueva etapa con instrucciones más precisas y de mayor compromiso para estos tiempos.

La séptima Maratón de la Divina Misericordia tendrá lugar en el Centro Mariano del Niño Rey, Teresópolis, Río de Janeiro, Brasil, el 5 y 6 de febrero próximo.

La Divina Presencia de Nuestro Señor nos invita a participar con el corazón, como a cada Maratón, desde nuestros hogares, grupos, y centros de oración para recibir el impulso crístico para este nuevo e importante año.
(Invitación a la 7.a Maratón de la Divina Misericordia aquí).

Su Sagrado Corazón nos acompaña de cerca, sabemos que contamos con su Compasión Infinita y Él siempre nos alienta a seguir adelante:

“No teman por la gravedad de vuestras faltas o por si éstas acontecen, teman cuando ustedes no puedan reconocer que necesitan de Mi Misericordia, ya que, la mayoría de las almas no dirigen sus problemas para Mi Sabio Corazón”.

Cada nuevo encuentro con Cristo Jesús promete un cambio en nuestra consciencia, en nuestra vida y en nuestras células del cuerpo físico, siempre que nos abramos en confianza a Su Llamado Redentor.


“Yo estoy entre ustedes para hacerlos crecer y amar. Los espero en la comunión del corazón”. Cristo Jesús